Fabes con almejas | Ochimanikia

Nunca pensé que un plato de legumbre pudiera casar con el sabor a mar… es el caso de las fabes con almejas, un plato popular, típico de la gastronomía Asturiana… de la cocina tradicional de toda la vida.

A mí, me encanta la cocina tradicional, esos platos que nos hacían nuestras abuelas, que van pasando de generación en generación… Disfruto en cada cucharada porque son platos que con pocos ingredientes, están cargados de sabor… pero llevan dos ingredientes secretos: mucha paciencia y amor.

En mi casa, los platos de legumbres, siempre se han comido con su choricito, morcilla, oreja de cerdo, etc. osea, con carne… y en algunas ocasiones con alguna verdura, espinacas, acelgas… pero ¿con pescado o marisco? nunca…

Bueno si, miento, solo uno, el potaje de vigilia que se hace con bacalao… pero sólo lo comíamos una vez al año!

Así que cuando me decidí a probar esta delicia de plato, en uno de mis viajes a Asturias, me quedé fascinada con su sabor… y tanto fue así, que en cuanto volví, lo tuve que hacer, y desde entonces lo tengo incorporado en mi recetario del día a día.

Pero no me enrollo más y voy a dejarte la receta para que tú también puedas disfrutarla.

FABES CON ALMEJAS

Ingredientes (para 4 personas)

  • 400 gr de fabes (alubias blancas en su defecto)
  • 400 gr de almejas
  • 2 cebollas
  • 6-7 ajos
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cdta pimentón dulce o picante si lo prefieres
  • Hebras de azafrán (si no encuentras puedes utilizar colorante alimentario, pero es fácil de conseguir en cualquier supermercado)
  • 150 ml de vino blanco
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Cayena (opcional)
  • Perejil fresco picado

Preparación

1.- Empieza poniendo a remojo las fabes en bastante agua la noche anterior, ya que lo ideal es que estén unas 12 horas…  verás al día siguiente que se han hinchado un poco.

2.- Al día siguiente recomiendo que pongas tempranito tu olla para que el guiso se haga lentamente. Escurre las fabes y ponlas en una cazuela honda, cubiertas con agua nueva. SIN SAL.

3.- Lleva a ebullición y con una cuchara ves quitando la espumita que se forma en la superficie.

4.- A continuación puedes añadir una cebolla cortada en mitades, los 4 dientes de ajo enteros sin pelar, la hoja de laurel y un chorrito de aceite de oliva… y deja que empiece de nuevo a hervir.

5.- Ahora bajas el fuego para que las fabes vayan haciéndose lentamente, durante unas 2 horas aproximadamente, depende de la dureza de tu agua.

6.- ¡¡¡Ojo!!! Hay un truquito importante que no puedes omitir: para que las alubias queden enteritas y no suelten la vaina, durante el proceso de cocción hay que “asustarlas”…

…y te preguntarás ¿cómo se asusta a un ser inerte?😊 en realidad, a lo que me refiero es a paralizar unos segundos la cocción, echando medio vasito de agua fría en la olla cada 30 minutos aproximadamente.

SEGUNDA PARTE DEL GUISO

7.- Mientras se cuecen las fabes, pon las almejas en remojo con agua y sal, para que vayan soltando la tierra… yo al menos les cambio el agua una vez, a no ser que suelten mucha tierra, que entonces las cambio más a menudo.

8.- Cuando falte 1/2 hora más o menos para que acaben de cocerse las fabes, es hora de preparar las almejas. Lávalas bajo el grifo y escúrrelas.

9.- A mi me gusta abrir primero las almejas para comprobar que todas están vivas y no vayan a estropear nuestro guiso y también para poder retirar los restos de tierra que puedan quedar.

10.- En una sartén bien caliente echa las almejas con un poquito de agua y tápalas. En unos minutos verás como empiezan a abrirse. Ya está, retíralas y cuela el caldito que han soltado, lo utilizaremos después.

11.- En esa misma sartén limpia, echa un chorrito de aceite de oliva  y pocha la cebolla y los ajos cortados a cuadritos menuditos.

12.- Cuando esté transparente, echa la cucharadita de harina de maíz, el pimentón y dos o tres hebras de azafrán, y sofríe a fuego medio-bajo durante 1/2 minuto, muy poco, para evitar que se nos queme la harina y las especias.

13.- Añade el perejil picado al gusto, la cayena si quieres darle un toque picante, el vino blanco y el caldito de las almejas… deja reducir un poco para que se evapore el alcohol, y añade las almejas, dándole un poco de movimiento a la sartén para que se integren.

14.- Comprueba que ya están cocidas las fabes, y retira la cebolla, los ajos y la hoja del laurel…

NOTA:
Puedes triturar las verduras con un cucharón de fabes y un poco de caldito, y se lo incorporas al guiso para que quede más espeso!

15.- Incorpora las almejas con el sofrito al guiso, y muy importante, sin remover con una cuchara,  para que no se deshagan las alubias, mueve la cazuela haciendo círculos, y deja que haga chup chup 5 minutitos hasta que se espese el caldo del guiso y se integren todos los sabores.

No me digas que no se te hace la boca agua, y más en esta época que nos viene genial meternos algo calentito en el cuerpo!!!

Espero que te haya gustado esta receta si no la conocías y te animo a que la prepares, te prometo que disfrutarás con esa explosión de sabor.