Caldo concentrado de pollo y verduras | Ochimanikia

¿Sueles utilizar pastillas de caldo concentrado para enriquecer tus platos?

Si es así, lee con atención y prueba ésta increíble receta, tan económica, fácil de hacer y que te durará meses… y lo mejor de todo es que es 100% natural, sin ningún ingrediente artificial.

¿Te has parado a mirar la cantidad real de verduras o pollo que llevan las pastillas de caldo concentrado industriales?

La verdad es que llevan de todo menos eso, pollo o verduras, apenas un 3%, todo lo demás te puedes imaginar, aditivos, potenciadores del sabor, grasas y aceites refinados, jarabes y espesantes industriales, que son de todo menos saludables.

Puedes comprobarlo por ti misma, leyendo la etiqueta, no sólo en cuanto a valores nutricionales, sino los ingredientes que lo componen, te echarás las manos a la cabeza…

Antes de empezar con la receta, quiero advertirte que no te asustes con la cantidad de sal, piensa que estamos hablando de un caldo concentrado, del que sólo tomarás una cucharada en cada guiso… no es una receta para comérsela así a cucharadas!!!

INGREDIENTES

  • 1 kg de verduras variadas a tu elección
  • 300 gr de sal gruesa
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • Pollo (un muslo, una pechuga, dos carcasas…)

PREPARACIÓN

  1.  En una olla alta dora el pollo con un chorrito de aceite de oliva
  2.  Añade todas las verduras cortadas a trozos medianos (ajo, puerro, cebolla, apio, zanahoria, calabacín, chirivía, col, pimiento rojo, etc)
  3. Inmediatamente echa la sal gruesa y remueve.
  4. Ahora baja el fuego y tápalo, verás que pronto la verdura empieza a soltar toda el agua.
  5. En éste momento es cuando tienes que añadir el vino blanco y llevarlo a ebullición.
  6. Ves removiendo de vez en cuando para evitar que la sal se cristalice en el fondo de la olla.
  7. Déjalo hervir hasta que se haya evaporado prácticamente toda el agua que soltaron las verduras.
  8. Tienes que armarte de paciencia porque ésto te llevará aproximadamente una hora, pero merece mucho la pena el esfuerzo.
  9. Tritura muy bien las verduras y el pollo.
  10. Vuelve a poner en la olla y acaba de reducir toda el agua a fuego fuerte… Sin parar de remover.
  11. Ya estaría listo para guardar, pero antes deja que se temple y llena tarros de cristal.

RECOMENDACIONES

  1. Te recomiendo que los conserves  en el congelador, te aguantan de 6 a 8 meses.
  2. No te preocupes por la cantidad de sal, evidentemente así es incomible, pero basta con una o dos cucharadas en cualquier guiso, cuando cuezas arroz blanco, verduras, etc
  3. Incluso para hacer una sopa rápida, diluye un par de cucharadas (o las que te gusten) en un litro de agua y lleva a ebullición.
  4. Tampoco te preocupes por guardarlo en el congelador… Gracias a la cantidad de sal que lleva, no se congela, y podrás sacar la cantidad que necesites sin problemas.